Cultivo para vagos

La mejor forma de encontrar cual es la manera más fácil de hacer algo es encargándoselo a un vago. El continuo afán en trabajar menos para conseguir lo mismo, me ha llevado a desarrollar el siguiente

Método simplificado para cultivar Marihuana en exterior para principiantes y/o vagos:

  1. Le ha de dar el sol directamente (balcones, terrazas o azoteas, no vale a través de una ventana).
  2. Entre Abril y Julio, puedes plantar sin problemas. Cuanto más tarde, menos trabajarás. Menos tiempo tiene para crecer la planta (pedirá menos riegos) y menos tiempo para ser atacada por plagas.
  3. Utiliza tierra MUY fértil (mezcla ya preparada de sustratos, humus de lombriz, fibra de coco y perlita). La tierra de jardinería normal NO es suficiente, NO tiene bastante alimento para una planta tan exigente como la marihuana. Olvídate de plantar en fibra de coco (sola), no tiene alimento y se lo deberías proporcionar tú en cada riego: caro y laborioso.
  4. Planta sólo una semilla por maceta. Planta al menos cuatro veces la cantidad de plantas que desees tener al final: algunas serán débiles, con otras cometerás errores, aproximadamente la mitad serán machos. El truco consiste en la selección de las mejores plantas hembras. O planta semillas feminizadas y sólo te saldrán hembras, te ahorrarás trabajo, que de eso se trata.
  5. Riega lo mínimo necesario, mejor si dejas reposar en garrafas al menos un par de días el agua del grifo, (para que se evapore el cloro). Si puedes elegir, mejor por la mañana, temprano.
  6. Si baja el nivel de la tierra o empiezan a ponerse más amarillentas, rellena la maceta con unos puñados de humus de lombriz. Las veces que sea necesario durante el crecimiento. Será el aporte de alimento que nos permite olvidarnos de preparar riegos con abonos líquidos.
  7. Si tus plantas sufren el ataque de insectos, plantéate utilizar insecticidas orgánicos como Neem, jabón potásico o piretrinas. Lo más práctico es regarlas con Aceite de Neem al menos una vez al mes, hasta que falte un mes para cosechar. Ni se te ocurra echarles nada tóxico, se supone que te lo vas a fumar. Es mejor que elimines las plagas en medida de lo posible en crecimiento (cuando sólo hay hojas) no en floración (cuando se han formado los cogollos). Si no, las plantas serán pasto de los bichos y tú no fumarás.
  8. Quédate sólo con las plantas sanas y vigorosas. Estate atento a eliminar los machos en cuanto los detectes y transplantar a macetas más grandes las hembras. Los machos tienen bolitas, las hembras pelitos. Se suele empezar a ver a principios de Julio, algunas variedades más tarde. Si no quitas los machos a tiempo, tus desafortunados vecinos y tú tendréis muchos cañamones, pero no los deseados cogollos de hierba “sinsemilla”.
  9. En cuanto empiecen a florecer (desde Agosto en adelante, según variedades), dejaremos de añadir humus de lombriz y añadiremos guano (estiércol ya compostado de aves marinas o de murciélagos, rico en fósforo). Esto aportará el alimento necesario para que se desarrollen los cogollos.
  10. En floración (desde que se empiezan a formar los cogollos) habría que utilizar Bacillus thurigiensis, una bacteria que, pulverizada regularmente sobre las plantas de forma preventiva, evita que las orugas acaben con la cosecha, quitándoles el apetito y la vida. Algunas orugas, como la Spodoptera exigua (el temido “vampiro del cogollo”) son resistentes al Bacillus thurigiensis, pero no al Neem. Si dejas las orugas a sus anchas, estarán bien alimentadas, pero tú no fumarás. Y tú no quieres criar orugas, sino cultivar marihuana.
  11. Cuando parezca que están a punto de ser cosechadas, dejaremos de añadir guano y seguiremos regando (sólo con agua, para eliminar posibles excesos de abono) dos semanas más. La impaciencia hace que a menudo se recoja antes de que estén en su punto y se pierdan así el trabajo y la inversión realizados. Generalmente se cosecha hacia mediados de Octubre (las variedades más índicas un poco antes, las más sativas algo después). Los cogollos han de estar bien formados, bien resinosos y con la mayor parte de los pelitos marchitos. Si no es así, no hagas el primo, la hierba cosechada inmadura no vale nada.
  12. Después de cosechar, hay que quitar las hojas grandes y colgar las plantas en un sitio seco, fresco y oscuro, a secar, antes de poderlas utilizar. Estará lista cuando al doblar el tallo este se quiebre con un chasquido seco, no se curve. Depende de la humedad, se secarán antes o después. Si tarda menos de quince días, es demasiado rápido y la hierba sabrá más áspera. Si tarda más de un mes, el secadero es demasiado húmedo.

 
cultivoparavagos
 

Si tienes dudas en cualquier parte del proceso, pásate por Isinoff o llama y pregunta antes de hacer nada. Es peligroso hacer algo sólo porque te lo ha contado un colega que tampoco es un cultivador con experiencia demostrable: la gran mayoría no saben lo que dicen y se limitan a repetir mitos sin base alguna. No te juegues la cosecha a que puedan tener razón, es más probable que la pierdas.